Seguidores

Estudio de Efesios para niños

ESTUDIO DE EFESIOS PARA NIÑOS

El presente material nos puede ser útil para una Clase de Escuela Dominical o bien para utilizarlo como un mensaje en una Capilla Infantil y/o para un Estudio Bíblico para niños entre semana (jueves o martes) en tanto los adultos se encuentran en su respectivo estudio, los niños también podrán ser atendidos en una actividad propia de su edad.

El presente material contiene:

1. Una breve introducción de la situación geográfica de la Ciudad de Efeso, su situación económica, política, social y religiosa; unido a lo anterior, una breve información acerca de la carta misma, ¿a quién?, ¿con qué propósito?, ¿por quién? Fue escrita.
2. Un artículo: “Por qué los niños olvidan los versículos bíblicos que han aprendido”, este escrito nos puede ser útil para acercar con mayor claridad la clase o el mensaje a los niños.
3. Trece lecciones de la Carta a los Efesios. Estas contienen:
 Número y título de la lección, por ejemplo: LECCION 1: “UNA CARTA QUE NOS HABLA DEL AMOR DE DIOS”
 Mensaje, que es el énfasis de la lección.
 Comentario: que se refiere a lo que estaremos tratando en los tres, cuatro o cinco domingos siguientes, nos habla de un mismo tema.
 Materiales: todo lo que habremos de utilizar para la enseñanza de la lección o transmisión del mensaje, este material siempre tendrá que ser preparado previamente.
 Observaciones: todo lo que puede ayudar a hacer mas ágil o explícita la enseñanza y además, la mención o sugerencia de alguna actividad extra. Ya que de por sí la lección contiene una actividad sugerida.


PROGRAMA SUGERIDO:

I. ACERCANDONOS AL DIOS QUE VIVE, todas las lecciones contienen esta parte, debemos hacer énfasis que venimos a aprender, a adorar, a cantar a celebrar a un Dios que vive y que por lo tanto, siempre está con nosotros acompañándonos.

A. SENTIDO DE LA CELEBRACION, cada una de las lecciones tiene un sentido de la celebración, esto es porque cuando nos reunimos ya sea para aprender, adorar, cantar, etc., a nuestro Dios, somos convocados a una fiesta en la cual celebramos el nombre de Dios y su presencia en medio de nosotros.
Por ejemplo, en la primera lección “Celebramos a Dios, porque El ha permitido que su Palabra después de muchos años y aún siglos haya llegado hasta nosotros. Siempre habrá un motivo en la vida del cristiano por el cual celebrar a Dios y cantar a su nombre.

CITA BIBLICA: Se refiere a la cita que los maestros o mensajeros habrán de leer y estudiar para dar la clase o el mensaje.

TEXTO DE ORO: Será el texto que los niños habrán de aprender, tomen en cuenta el artículo que para ustedes viene en este material, acerca del aprendizaje de textos.

B. MENSAJE: Es la exposición de la Palabra de Dios en una lección o en un mensaje.

C. COMENTARIO DIALOGADO, son preguntas que habremos de plantear a los niños y estás nos servirán para hacer un mayor contacto con ellos y llevarlos a reflexionar sobre el pasaje y cómo lo podemos poner en práctica. En cada lección vienen dos o tres, si ustedes quieren cambiarlas o añadir otras, así pueden hacerlo.


D. ACTIVIDAD. Sugerencia de alguna actividad, aún cuando sea un culto si podemos utilizar los cinco sentidos, estamos seguros la lección no será olvidada a los niños.

Sobre todo si lo reforzamos con una actividad que los lleve a una experiencia que ellos puedan compartir también con otros, sean estos sus padres, amigos, hermanos, compañeros de la escuela, vecinos u otros familiares.

Debemos llevar al niño a extender su campo de acción en la cuestión práctica de la Palabra de Dios, aún más allá de la Iglesia y de la familia.

Por ejemplo, que ellos puedan escribir una carta o bien que hagan un dibujo y sus padres puedan ayudarles a enviarla/o a algún familiar, vecino, amigo, etc.


“Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo” Efesios 1.2

(PARA VER LA IMAGEN MAS GRANDE) picha sobre la imagen se te abrirá una ventana nueva y le das guardar como.
 

*FINALMENTE, un mapa de la Ubicación de la Ciudad de Efeso, en el Mundo del Nuevo Testamento.
ESTUDIO DE EFESIOS PARA NIÑOS

Como información para los maestros o mensajeros:

INTRODUCCION


I. DE LA CIUDAD

Efeso fue fundada probablemente en el siglo XII a.C., cuando los colonizadores griegos se mezclaron con los indígenas de la región. En el año 560 a.C. Efeso fue conquistada por Creso, rey de Lidia, quien restauró el templo de Artemisa y benefició en gran forma a la ciudad. En 563 a.C., fue capturada por los persas. En 322 a.C. uno de los sucesores de Alejandro Magno, Lisímaco, la reconstruyó, la embelleció y la inundó con la influencia helenista.

La ciudad fue entregada a Roma en 133 a.C., por Atalo III, Rey de Pérgamo, manteniéndose así hasta el año 262 d.C. (ver mapa para ubicación). Por lo tanto, en el tiempo en que se escribe la carta, la ciudad está bajo el dominio del imperio romano.

La ciudad de Efeso se ubicó al occidente de Asia Menor (ver mapa); era capital de la provincia romana, en esta ciudad residía el gobernador. Situada entre Mileto y Esmirna, en el valle del río Caistro, a 5 km. Del Mar Egeo y entre las montañas de Koresos.

Esta excelente ubicación la convirtió en el puesto más importante de Asia menor del imperio romano, además de ser una importante vía de comunicación junto con Alejandría y Antioquia, aunque Efeso llegó a ser la más importante de estas tres ciudades mencionadas gracias a su posición geográfica y a su actividad mercantil e industrial.

Efeso era un centro religioso importante, albergaba el templo de Diana (Artemisa), considerado una de las siete maravillas del mundo antiguo, situado al noreste de la ciudad, al cual acudían devotos de “toda Asia y del mundo entero” (Hechos 19.23-41). Loa habitantes de Efeso tenían fama de ser aficionados al lujo, al vicio, a la práctica de la magia y la ciudad era prácticamente célebre por sus libros mágicos.

II. DE LA CARTA

1. La Evangelización de Efeso
El libro de los Hechos de los Apóstoles nos menciona las dos visitas del Apóstol Pablo a Efeso, la primera muy breve (Hechos 18:19-21) y la segunda visita que se prolongó por tres años (Hechos 19:1 – 20:1-31), indicando la importancia de la obra misionera realizada en esta ciudad.

Para saber un poco más sobre estas visitas leamos 1ª y 2ª a Corintios, que nos mencionan los viajes intermedios del apóstol a Corinto y a la prueba que estuvo a punto de costarle la vida (2ª Corintios 1:8) que es sin lugar a duda la cautividad que se menciona en Filipenses 1:12-16.

2. Autor.
Los eruditos refieren que la Carta a los Efesios no fue escrita por el Apóstol Pablo o por lo menos dictada por él; la mayoría de los eruditos bíblicos concuerdan en que sí es de la escuela paulina o por lo menos algunos de sus alumnos fueron quienes la escribieron. Lo que no ocasiona ningún problema, ya que en estos tiempos se acostumbraba firmar por un nombre conocido cuando se escribía un tratado o un escrito importante como lo es esta carta ya que le daba mayor valor al documento.

Sin embargo, fuera escrita por Pablo o no, esto no disminuye su mensaje, como no afecta su lugar en el canon bíblico y que, consideremos que fue escrita bajo inspiración divina, quedemos con la tradición que se ha venido manejando desde hace muchos años y demos por hecho que fue escrita por Pablo el “Apóstol a los gentiles”.

3. ¿A quién fue escrita?

La carta a los Efesios fue una carta circular dirigida a las iglesias de Asia Menor y no una carta dirigida a una iglesia en particular, en los manuscritos originales falta la frase “que están en Efeso”, pero, la carta fue conservada por la iglesia de esta ciudad (v.1.1); en esta carta no hay datos personales o nombres particulares a quien va dirigida, solo se menciona a Tíquico (v.6:21), a diferencia de otras cartas escritas por Pablo. Algunos eruditos creen que ésta es la carta que Pablo escribió a la Iglesia en Laodicea y que se ha perdido (Colosenses 4:16).

4. Propósito

La visión de una nueva sociedad-comunidad redimida, que nace con la Resurrección de Cristo, compuesta por judíos y gentiles que han formado la Iglesia de Cristo, permea toda la carta. Bien podría definirse el propósito de esta carta, con un texto tomado de ella misma: “de reunir todas las cosas en Cristo, en el cumplimiento de los tiempos establecidos, así como las que están en los cielos como las que están en la tierra” (Ef. 1:10).

El Dr. Juan A. Mackay, le llama “El orden de Dios”, refiriéndose al gran orden que Dios va desarrollando en el universo con el único propósito de la reconciliación y la unidad y fraternidad universal.

Como William Barclay lo dice en su comentario a los Efesios: “Nadie tuvo jamás una visión tan grande de Cristo como la que lo conciba centro único en el cual todas las desuniones de la vida se resuelven en la unidad. Nadie jamás tuvo una visión más grande de la iglesia que la que ve en ésta el instrumento para la reconciliación universal”1

5. Fecha y lugar de redacción.

Hemos aceptado que Efesios fue escrita por Pablo, entonces, la carta se escribe durante uno de los periodos en los cuales el Apóstol estuvo preso, por lo que Efesios es llamada “Carta de la Prisión” junto con otras tres: Filipenses, Colosences y Filemón, se cree tradicionalmente que fueron escritas en Roma (Hechos 28.16-30), durante los dos años que Pablo pasó encarcelado en esta capital. Otros eruditos creen que Pablo las escribió durante su encarcelamiento en Cesarea (Hechos 23.23-26–26:32).

Adoptaremos como fecha referente la cautividad de Pablo en Roma, entonces la carta fue escrita entre los años 60 y 61 d.C.

Efesios tiene grandes contrastes literarios, de vocabulario y perspectiva teológica con otros escritos paulinos; también mencionamos que la Carta a los Colosenses tiene gran semejanza a la carta a los Efesios en contenidos, conceptos y palabras.

Para los maestros, un artículo que puede servirles de mucho apoyo:

“¿Por qué los niños olvidan los versículos bíblicos que han memorizado?”

Por Aradí Rivera

Una encuesta realizada recientemente, entre un grupo de alumnos de quinto y sexto grado de escuela dominical, demostró que el 54% no recordaba el versículo que se les había enseñado el domingo anterior, y menos aún los textos memorizados. Lo que es peor, algunos tenían la idea de que para poder ir al cielo tendrían que esforzarse más en el estudio. ¿Por qué muchos niños olvidan tan rápidamente los versículos aprendidos en la escuela dominical? Hay varias teorías de lo que puede estar afectando: la metodología que usamos, la habilidad individual del estudiante para memorizar y sobre todo la comprensión de lo que lee.

Las premiaciones

A través del tiempo, la técnica más usada en las iglesias ha sido los programas de competencias y premiaciones. Los niños se esfuerzan en memorizar un texto bíblico y reciben una recompensa, a veces un dulce, una cinta o una hermosa calcomanía. Pero, ¿qué pasa con los que no tienen la misma capacidad de memorización? ¿Qué de aquellos a quienes la memorización por repetición les resulta más difícil? De la misma manera que podemos citar ejemplos de adultos que recuerdan buenas experiencias de versículos que aprendieron en su escuela dominical hace veinte años, son muchos los que guardan malos recuerdos. Algunos aún lamentan el premio no obtenido por fallar en una palabra. En otros, la frustración de sentirse ignorantes e imponentes de competir en igualdad de capacidad con sus amiguitos, los alejó por completo de la escuela dominical o de la iglesia.

Memorizar y aprender

Los maestros de escuela bíblica a veces utilizan el método de memorización presionados por las circunstancias. Ellos están muy comprometidos con la enseñanza de la Palabra de Dios. Conscientes de su gran responsabilidad, realizan una labor titánica luchando con situaciones adversas, tales como: espacio, recursos educativos y salones de clases inadecuados. En adición a esto, tienen que luchar con el peor de los enemigos, el tiempo. ¿Cómo cubrir eficazmente todo el material de la clase en un breve lapso de tiempo? Ante presiones como éstas, muchos maestros se ven urgidos a recurrir, entonces, a la memorización por repetición, y se les dificulta el poder ofrecer al niño la atención y ayuda individual que necesita para comprender el pasaje que está memorizando.

Frank Smith, en su libro Insulto a la Inteligencia, expresa que la memorización por repetición no es la mejor estrategia para tratar de aprender algo que no comprendemos.

Jane Healy en su libro Mentes en peligro de extinción, señala que cuando los niños recurren a la memorización para pasar un examen (sobre alguna materia que no entienden), pronto olvidan lo memorizado. Se ha comprobado que cuando el énfasis en la memorización por repetición sobrepasa el énfasis hacia el entendimiento, causa confusión. Como resultado, muchos niños sólo recuerdan palabras aisladas del versículo y retienen en su memoria una idea confusa y a veces hasta peligrosa, del verdadero significado del pasaje.

David Perkins en su libro Escuelas Inteligentes declara que una y otra vez los estudios han revelado que memorizamos mejor cuando analizamos lo que aprendemos, cuando encontramos patrones a seguir y relacionamos lo aprendido con lo que ya conocemos. En otras palabras, cuando pensemos sobre ello.

Las mejores ilustraciones sobre memorización de pasajes bíblicos las encontramos en la vida y enseñanzas de Jesús. El siempre usó las Escrituras para ayudar a la gente a entender y para ilustrar alguna situación o enseñanza. Jesús nunca dijo un pasaje simplemente por recitarlo. Su meta fue que sus discípulos entendieran. El compartió las Escrituras para revelar importantes verdades a sus oyentes, muchos de los cuales ignoraban por completo la Palabra de Dios. Como maestro, conoció las Escrituras e invirtió su tiempo en hacer que la gente pensara y entendiera la Palabra de Dios.

El mensaje oculto

Hay una diferencia entre enseñanza y aprendizaje. Existe la idea de que la enseñanza traerá como resultado el aprendizaje y que éste traerá, como consecuencia, la enseñanza. Sin embargo, muchas veces lo que la gente aprende no es lo que creemos que les hemos enseñado. Esto es lo que llamamos “el mensaje oculto en la enseñanza”. Muchos niños en el proceso de enseñanza-aprendizaje son afectados por estos “mensajes ocultos”. Cuando se recalca, por ejemplo, la memorización por repetición, sin que haya un proceso de comprensión, simplemente con el propósito de luego repetir y ver quién sabe más… el niño podría aprender que ser un “repetidor” de la Palabra de Dios es más importante que ser un “hacedor” de la misma. Esto ocurre cuando de alguna manera infiere que el propósito de Dios al darnos su palabra es para escucharnos repetirla, en vez de vivirla.

Memorizar y entender

Gracias a la memorización, el evangelio fue proclamado en lugares donde la Palabra de Dios estaba prohibida. Son muchos los testimonios de creyentes que recibieron ayuda en momentos de crisis gracias a textos bíblicos que tenían memorizados. Sin embargo, cuando la memorización de la Biblia es motivada por un afán de competir y de cumplir con un requisito de un plan de enseñanza, podríamos estar perdiendo el tiempo. La clave para memorizar efectivamente es el entendimiento.

No hay duda que la memorización de la Escritura ocupa un lugar muy importante en la vida del creyente. La Biblia misma establece esa necesidad. En el Salmo 119.11 encontramos: “He guardado tus palabras en mi corazón para no pecar contra ti”. Ningún educador cristiano argumentaría en contra del poder de la Palabra de Dios y mucho menos contra la memorización de las Escrituras. Sin embargo, es necesario evaluar cómo estamos enseñando esa bendita Palabra y cuáles son los resultados que estamos obteniendo.

El estudio de un instituto de investigación, en Estados Unidos, reveló que sólo 11% de los adolescentes tenían la fe bien desarrollada. Entre los adultos, sólo un 32%. Estas cifras nos deben dirigir a preguntarnos: ¿Qué significa guardar la Palabra en el corazón? ¿Es memorizarla o entenderla? La respuesta a esta pregunta podemos encontrarla en el versículo 27: “Dame entendimiento para seguir tus preceptos, pues quiero meditar en tus maravillas”.

Cualquier puede memorizar y repetir un pasaje bíblico, pero sólo un hijo de Dios, que conoce y entiende a Jesús, puede tenerlo en su corazón. Un maestro eficiente no debe conformarse con escuchar a un alumno repetir una serie de versículos. En su lugar, explora el pasaje y ayuda a sus alumnos a que lo comprendan a la luz de sus propias experiencias. Sólo así, éstos podrán interpretar el mensaje de Dios para sus vidas y recordarán la Escritura porque la comprenden, porque cobra un significado para ellos y porque les es útil para la vida diaria.

Artículo tomado de la Revista la Biblia en las Américas.

navidad

Diez mandamientos para educar hijos

cursor by .*...Annyz-Blog...*
Videos de Manualidades para Profesores
UN NENE LE DICE A SU PAPÁ:
Free image hosting Piczasso!
PAPÁ RAYE TU AUTO CON UN CLAVO.... EL PADRE FURIOSO LO GOLPEA TAN FUERTE QUE LO DEJÓ INCONSCIENTE; EL PADRE ARREPENTIDO LLORANDO LE DICE: DESPIERTA HIJITO DESPIERTA.. PERO ERA MUY TARDE,SU CORAZONCITO YA NO LATIA.. CUANDO MIRÓ ...SU AUTO NOTÓ QUE LAS RAYAS DECÍAN:... AUNQUE TE HAYAS OLVIDADO DE MI CUMPLEAÑOS , YO TE AMO MUCHO PAPÁ...

Alguien me ama

reproductos

Juego para niños